Una catapulta para el talento de ‘kilómetro cero’ | Tecnología


En Talavera de la Reina, además de cerámica, existe una pequeña empresa especializada en Inbound Marketing que utiliza la tecnología para ayudar a otras compañías a generar contenido de alto valor en sus canales de venta online. Algo parecido ocurre en Segovia, donde no solo hay acueducto y cochinillos: allí, un proyecto impulsado por ingenieros de telecomunicaciones ofrece servicios de Ethical Hacking y ciberseguridad a sus clientes. Más al sur, en Almería, otro grupo de emprendedores ha puesto en marcha una pyme especializada en microelectrónica implantable con fines médicos.

Junto a tecnología e innovación, las tres startups comparten algo más: demuestran que ya no es necesario emigrar a las grandes capitales para desarrollar negocios tecnológicos. Durante muchos años, esa era la tendencia natural, más aún en el sector tech: el emprendimiento se trasladaba a las principales ciudades en busca de oportunidades de mercado. Hoy eso ha comenzado a cambiar, porque la innovación y el talento no son exclusivos de determinados territorios. Al contrario, las mejores ideas pueden surgir en cualquier lugar, aunque allí vivan unos pocos cientos de habitantes. Y eso es especialmente interesante y beneficioso para un país como España, tan castigado por la despoblación.

Consciente de esta situación, Telefónica lanzó en 2014 una propuesta para democratizar y descentralizar el emprendimiento mediante la ayuda y el impulso a startups locales. Esa es la filosofía de Open Future, una iniciativa del área de Innovación Abierta del Grupo Telefónica cuyo objetivo es acompañar a los emprendedores desde el primer minuto, estén en el municipio que estén, por pequeño que sea. En los últimos siete años, más de mil empresas han echado a andar gracias a esta iniciativa de startups, que ha contribuido a crear más de 4.000 puestos de trabajo a partir de alianzas con el sector público y privado. “Aquí damos las herramientas a los emprendedores para que puedan construir sus propuestas de valor y hacer crecer su negocio”, explica la directora de Open Future, Inês Oliveira.

Esta estrategia de emprendimiento regional es global ­­–con presencia en España, Perú y Argentina–, y sobresale por su capilaridad, ya que se apoya en los agentes locales (universidades, asociaciones, administraciones, empresarios, gobiernos locales…) para crear y fomentar nuevos ecosistemas de innovación y emprendimiento en diferentes municipios, retener y atraer talento y crear más tejido empresarial. Esa capacidad de llegar casi a cualquier rincón es el gran valor diferencial de Open Future, ya que permite a Telefónica anticiparse y conocer de primera mano las tendencias más novedosas que surgen más allá de las metrópolis más pobladas.

Imanes de innovación

Para conseguirlo, y en colaboración con diferentes socios, la compañía ha abierto 32 espacios de innovación en España, Argentina y Perú. España cuenta con 21 de estos recintos, ubicados en ciudades grandes, medianas y pequeñas: Segovia, Cádiz, Ceuta, Zaragoza, Murcia, Tarragona, Sevilla, Badajoz, Melilla… Estos espacios son el epicentro del sistema emprendedor en cada localidad, y por ellos desfilan los principales grupos de interés, desde corporaciones e inversores hasta pymes y administraciones públicas.

Una vez seleccionada, la startup participa en un programa de aceleración de cuatro a nueve meses de duración adaptado a sus necesidades en el que recibe mentorización personalizada, clases magistrales, talleres, formación (en marketing, ventas, financiación, modelos de negocio…). “Somos la puerta de entrada de los emprendedores a Telefónica, y les apoyamos en todo lo que está en nuestras manos, sobre todo en esa fase más temprana de semilla o incluso presemilla, tan importante para dar los primeros pasos”, apunta Oliveira.

Todas las empresas que pasan por el programa Open Future son tecnológicas y se ubican en los espacios de innovación repartidos a lo largo del país. Porque en un mundo digital e interconectado, no es necesario estar en Madrid o en Barcelona para tener un impacto global.

Aquí damos las herramientas a los emprendedores para que puedan construir sus propuestas de valor y hacer crecer su negocio

Inês Oliveira, directora de Open Future

“El talento es la base de todo”, insiste Oliveira, quien destaca la necesidad de crear empleo de calidad por todo el territorio. El hecho de retener talento en los lugares de origen favorece, entre otras cosas, el fomento de la economía local de una manera transversal y ayuda a reducir brechas sociales y de género. El año pasado, casi el 30% de las 149 startups seleccionadas por Open Future estuvieron lideradas por mujeres.

Economía azul en mares y puertos

A la hora de abrir nuevos espacios de innovación, Telefónica se apoya en socios y agentes locales para conseguir que los emprendedores puedan enraizarse en sus propias ciudades. En algunos casos, estas salas están abiertas a todo tipo de industria tecnológica, como ocurre con El Ángulo, el centro donde se desarrollan las actividades de Ceuta Open Future. En otras ocasiones, en cambio, son espacios de innovación más específicos, muy focalizados en un sector en concreto. Es lo que ha ocurrido con dos de las últimas incorporaciones que se han sumado a la red de Open Future en España –Incubazul (Cádiz) y Opentop (Valencia)–, vinculados a la economía azul y a las actividades marítimas y portuarias.

Incubazul aspira a adaptar el ecosistema del puerto gaditano a un nuevo modelo de sostenibilidad con la creación de 70 empresas tecnológicas vinculadas al mar en los próximos dos años. Por su parte, Valencia busca convertirse en un referente de la innovación abierta en puertos mediante un programa de aceleración e incubación propio, un Living Lab y un instrumento financiero que vendrán a completar sus actividades de I+D+i y de formación. Mención especial merece también La Lonja de la Innovación, en Huelva. El objetivo de la gran incubadora de startups en el puerto onubense, que será el primer nodo de innovación del mundo en usar la tecnología FIWARE, es impulsar la digitalización del sector logístico portuario con la introducción de nuevas herramientas como el 5G.

“La ambición de Telefónica Open Future es estar donde nace el emprendedor. Por eso queremos expandir nuestra presencia a más comunidades autónomas, allí donde todavía no estamos presentes”, admite su directora. La posibilidad de establecerse en los lugares donde nacen las ideas posibilita convertirlas en proyectos reales que cambien la vida de las personas y ayuden a avanzar a la sociedad. Basta con repasar algunas de las startups que, en los últimos meses, han recibido el asesoramiento de Open Future. Iniciativas impulsadas por talento local con proyección global, adaptadas a la filosofía del programa de innovación abierta de Telefónica.

En Molina de Segura, a pocos kilómetros de Murcia, opera Nivimu, una pyme tecnológica de recursos humanos que ha desarrollado una sencilla app que permite gestionar las plantillas de trabajadores a través del móvil. En Sevilla, un ingeniero de telecomunicaciones ofrece soluciones de visión inteligente a través de Inescube, un ojo artificial con numerosas aplicaciones en la industria y el sector agroalimentario. La inteligencia artificial también está detrás de Tucuvi, un cuidador virtual basado en tecnología de voz y procesamiento de lenguaje natural que conversa con pacientes a través de llamadas telefónicas, analiza las conversaciones en tiempo real y devuelve la información al equipo clínico para ayudarles en la toma de decisiones.

Estos tres ejemplos demuestran que es posible amparar el nacimiento de startups locales siempre que se impulse el acceso a la formación, se estimule la creatividad y la innovación, se les acerque a potenciales inversores y se promuevan oportunidades de desarrollo. “Si apoyamos el emprendimiento regional, generaremos más casos de éxito e inspiración para que más personas busquen sus sueños”, remacha Oliveira.



Source link