He diseñado unas zapatillas y me las he ‘probado’ antes de comprarlas: así funciona la realidad aumentada | Tu Tecnología | El País



Alrededor de 2010 empezó a hablarse mucho de la realidad aumentada como una tecnología que supondría una revolución en el futuro de la moda por su impacto en la forma de comprar de los consumidores. Se decía, incluso, que no habría ni una sola tienda que no ofreciera a sus clientes un probador virtual que les permitiera probarse una prenda y ver cómo le sentaba sin tener que ponérsela realmente. Y solo hace falta darse una vuelta por los establecimientos más populares para saber que esta predicción no se ha terminado haciendo realidad. Sí; es cierto que en muchos comercios ya hay grandes pantallas con las que interactuar, pero se limitan a mostrar el catálogo, el stock restante en la tienda…

Que esa predicción no se haya cumplido tal y como se esperaba no significa que no se hayan desarrollado aplicaciones en el mundo de la moda para esta tecnología que, empleando una cámara y una app, mezcla imágenes del mundo real con otras generadas por el ordenador. De hecho, esa idea de los probadores virtuales sí se ha trasladado al entorno doméstico con cierto éxito, y es que ya hay multitud de tiendas online que permiten “probarse” desde casa una camiseta, unos pantalones o un vestido antes de enviarlo al carrito de la compra. De hecho, de entre todas las opciones sorprende que uno de los sectores que más partido le esté sacando sea el del calzado. Ya hay webs como Hockerty que, además de permitir crear tus sneakers personalizadas, facilitan ver cómo te quedan antes de decidir si comprarlas.

Creando zapatillas personalizadas

La aplicación práctica de esta tecnología es extremadamente sencilla. Lo primero, en este caso, es entrar en la web de la firma y diseñar las zapatillas, eligiendo entre siete modelos distintos, así como numerosos materiales (todos ellos de primera calidad), colores… hasta seleccionar el tono de los cordones. Y aunque es posible explorar el resultado en la pantalla con una vista en 360 grados, simplemente desplazando el ratón, para ver realmente cómo te quedarían, basta con pulsar sobre el icono ‘prueba virtual’ para que en unos segundos se genere un código QR en la pantalla que, posteriormente, hay que escanear con el teléfono móvil. Sin instalar ninguna aplicación, en este dispositivo se abrirá de manera inmediata una web que, previo permiso para acceder a la cámara, detecta dónde están los pies y superpone la representación 3D de las zapatillas seleccionadas previamente. Puedes andar, poner el pie de lado… y en todo momento muestra cómo quedan puestas.

Dicho esto, hay un aspecto mejorable: no es posible comprobar si la talla es la correcta, lo que sería un punto muy recomendable, sobre todo teniendo en cuenta que se trata de una compra online y, además, de un producto personalizado con todo lo que eso implica. En este caso, hay que limitarse a una tabla de medidas para elegir la correcta —según nuestra experiencia, la talla se corresponde con la que se usa habitualmente—. Cuando en unos días el producto llega a casa, es exactamente como lo habías creado.

Complementos, maquillaje…

Pero este no es el único ejemplo de realidad aumentada aplicada a las compras online. Una de las pioneras fue la firma de lujo Gucci, también a través de su app, que ayuda a probarse prácticamente todos sus productos: zapatillas, gafas, máscaras de pestañas, barras de labios y sombreros… Y hay otras opciones con distintas marcas, como Wanna Kicks (con zapatillas de Adidas o Nike, aunque también tienen versiones para ropa, bolsos o relojes), Artistry (para maquillaje) o InkHunter (para probar cómo quedarían los tatuajes en distintas partes del cuerpo). Y aunque no es específicamente moda, incluso gigantes de la decoración como IKEA se han unido a esta tendencia con una app (IKEA Place) que ayuda a ver cómo quedan sus muebles en nuestra casa, teniendo siempre en cuenta la escala real.

Puedes seguir a EL PAÍS Tecnología en Facebook y Twitter o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.





Source link