Ari Geli, jugadora de Baloncesto 3×3: “Me da miedo que las redes hagan que la gente deje de verme como una persona” | Tecnología

[ad_1]

En marzo de 2022, Ari Geli (Barcelona, 20 años) debutaba con las Pune Panthers de India. Era el fichaje internacional del equipo en una de esas ligas de baloncesto 3×3 que permiten la profesionalización de este deporte olímpico. Sin embargo, su aportación se detuvo a los pocos minutos de arrancar el primer partido: tras una entrada a canasta, en la caída y después de anotar, se rompió el ligamento cruzado de la pierna izquierda. En apenas unas horas, lejos de su familia, tuvo que decidir si operarse en aquel país y, de paso, qué hacer en adelante con la enorme comunidad de seguidores en sus redes que llevaban meses alentando su meteórico progreso. Fiel a esa relación, siguió grabándose con el móvil en su peor momento. Mirando a cámara, justo antes de que le pincharan la anestesia para la intervención, se bajó la mascarilla un momento y dijo: “Después de esto, nada va a poder conmigo. Os lo digo ya”.

Un año más tarde, Geli fundó Panthers3x3, su propio club que competirá en los circuitos catalán y español, y que disputará varios torneos en Europa este verano. Es su CEO, su entrenadora, su utillera y, claro, una de sus estrellas: “Llevo el presupuesto de los viajes, las fichas, cualquier cosa… ahora ha empezado a echarme una mano mi madre. Mi sueño es que deje su trabajo y acabe estando solo conmigo”. En octubre de 2021, las dos discutieron cuando la jugadora abandonó su trabajo vendiendo zapatillas en una tienda: “mis reproducciones de TikTok habían empezado a dispararse”. En esos clips, ganaba cada uno contra uno frente a chicos de su edad que le sacaban más de una cabeza. “Llevo toda la vida jugando contra ellos porque en las canchas urbanas, todavía, las chicas somos menos. Para mí era parte del entrenamiento, pero en TikTok sencillamente explotó”. A finales del pasado año, la plataforma, donde tiene 2,2 millones de seguidores, la eligió como Mejor Creador Referente en Deportes en España, pese a que su contenido principal de su canal gira en torno a una disciplina distinta al fútbol y en una modalidad todavía emergente, el baloncesto 3×3.

Pregunta. ¿Por qué pivotó del baloncesto tradicional al 3×3?

Respuesta. Fue una suma de cosas. Por un lado, empecé a aburrirme en los entrenamientos. Por otro, lo que gira en torno a esta modalidad fuera del deporte (la música, la moda, la cultura) me atraía porque me proporcionaba algo más rico. Y porque me encanta estar en la calle y, a menudo, era más fácil montárselo tres para tres que esperar a ser más.

P. ¿Se adapta mejor a su estilo de vida?

R. Totalmente, porque me permite dedicarme a la creación de contenido.

P. ¿Porque Ari Geli es…?

R. Jugadora de baloncesto y creadora de contenido.

P. Ahora dirige un club. ¿Cómo es su nuevo día a día?

R. La prioridad sigue siendo entrenar. Para competir al nivel al que quiero competir, la exigencia es alta y todo empieza por ahí y por cuidarme. Pero sí que es cierto que voy encontrando los huecos para la creación de contenido y la gestión de todo lo que ahora tiene que ver con Panthers3x3.

P. En la fundación del club Panthers3x3, ¿cuánto hay de necesidad de crearse usted misma esa oportunidad en España?

R. Hay algo de eso. Pero más allá de mi carrera, el objetivo es mejorar el impacto del baloncesto 3×3 y, en general, del baloncesto femenino en España.

P. ¿En qué momento está?

R. Después de un año que ha sido muy duro por la lesión, siento que estoy en un momento de muchos cambios. Cambios a nivel personal, deportivo y de trabajo. Pero que son alegrías y siento como si estuviera recibiendo cierta recompensa por lo mucho que me ha tocado currármelo durante los últimos meses.

Ari Geli firma un autografo a un niño en una cancha de basket del barrio del Raval (Barcelona).
Ari Geli firma un autografo a un niño en una cancha de basket del barrio del Raval (Barcelona).Massimiliano Minocri

P. Después de la lesión en India, su contenido cambió. Usted ya no entrenaba en la cancha, no podía hacer retos ni duelos. Y eso provocó que empezara a hablar más de sí misma y se mostrase más allá de la jugadora de 3×3. La repercusión también explotó y el reconocimiento de TikTok fue la consecuencia de ello. ¿Cómo se siente con ese giro?

R. No lo hice de una manera totalmente consciente, pero ahora sé cuánto me ayudó. Grabarme en la ambulancia, en el hospital, mostrar toda la recuperación… Me ayudó a mí y descubrí que estaba ayudando a otras personas en otros procesos. Las lesiones son algo ligado a la práctica deportiva y mostrar ese lado de estar mal, levantarte con mala cara y enseñarlo, también tiene que ver con la responsabilidad de los que tenemos una voz en las redes y no debemos decir que todo es idílico todo el tiempo.

P. Pero eso abre un puente a su intimidad. ¿Qué líneas rojas se marca?

R. Intento mostrar mi yo, transparente, tanto cuando estoy bien como cuando no estoy tan bien. Pero sí que hay una línea roja a mi vida personal que me reservo para mí. Ese cambio tan drástico me humanizó de cara a la gente. Hasta ese momento era todo más deportivo, pero creo que me vino bien de cara a mis seguidores, porque pudieron conectar mucho más conmigo.

P. ¿Qué le da miedo de todo esto?

R. Dejar de ser persona para el resto. Y me voy a explicar para que se entienda: por ejemplo, ahora siento que no puedo ir en transporte público porque la gente se comporta diferente. La gente me empieza a grabar, me hace fotos con flash, pone videos míos con volumen… Son cosas que creo que hacen sin maldad, pero me generan ansiedad y me hacen sentir incómoda. Ahora cuando voy a ver baloncesto a cualquier pabellón me pierdo la mitad del partido porque me piden muchas fotos; y eso está bien, pero también quiero ver el partido mientras está en juego. En fin, me refiero a eso, y es un miedo que empiezo a desarrollar. Me importa bastante que la gente siga viéndome como una persona y no me disocie de eso por mi presencia en redes.

P. ¿Qué es lo mejor que le está dando la suma del baloncesto 3×3 y las redes?

R. ¡Viajar! Y conocer y convivir con jugadores de otros países. Competir en Tailandia, Filipinas, conocer Nepal, estar en varios países de Europa o ir a Miami. Y todo esto hacerlo, todo el tiempo, rodeada de jugadores y jugadoras a los que admiro, a los que visito, con los que entreno. No puedo pedir más.

P. Ha tenido muchas lesiones. ¿Cómo le ha afectado ese dolor y esos procesos? ¿Le han cambiado?

R. Mucho. Las lesiones han cambiado la persona que soy, y estoy agradecida de haber vivido estas situaciones. La frase ‘no sabes lo que tienes hasta que lo pierdes’ es la que más presente he tenido en mi carrera deportiva. Y la tengo hasta cuando acabo un entrenamiento. Por eso ahora tengo una energía enorme y mucho agradecimiento. Soy más consciente, más competitiva y valoro mejor todo lo que me pasa.

P. El año que viene se celebran los Juegos Olímpicos de París. ¿Ve a España peleando por las medallas?

R. Rotundamente, sí. Va a competir muy bien. Tenemos unas jugadorazas.

P. ¿Estar en ese equipo es su sueño?

R. Sí, qué te podría decir… No sé si en los Juegos, pero me gustaría representar a España en competiciones internacionales.

P. Jugadora de baloncesto 3×3 y creadora de contenido. ¿Dónde le gustaría estar en unos años?

R. Me gustaría haber competido en otros países, conocer a más jugadoras extranjeras porque es una experiencia impagable. También que Panthers3x3 se haya consolidado como club, con equipo también masculino y categorías inferiores, y haber crecido lo suficiente en redes como para seguir divirtiéndome y haciendo todo esto viable. Llegar a los niveles de referentes como Ibai o Nil Ojeda.

Puedes seguir a EL PAÍS Tecnología en Facebook y Twitter o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

75% de descuento

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites



[ad_2]

Source link