Sánchez reivindica la «lección de patriotismo cívico» que dio la sociedad española en su lucha contra el Covid

Instituto Cervantes, Madrid

«Nunca como entonces descubrimos nuestra fuerza colectiva, nuestra determinación», ha señalado el jefe del Ejecutivo, que subrayó este «logro colectivo», fruto de «una ciudadanía ejemplar que, en el momento más duro de los últimos años, demostró compromiso, madurez y templanza como nadie antes había podido imaginar».

Bajo el epígrafe ’14M. El día en que empezamos a vencer’, y en el marco del Instituto Cervantes, Pedro Sánchez ha señalado que fue gracias a la adopción de «decisiones muy duras», a la «confianza en la ciencia» y al «comportamiento ejemplar de la sociedad», que pudimos derrotar a la pandemia. Precisamente, de la experiencia vivida aquellos días hablaron también en un coloquio previo representantes de sectores que estuvieron especialmente implicados en aquel periodo, como Carmen Carbone (enfermera), Inés Bergua (deportista), ⁠Lourdes Ramírez (profesora), Isabel Vidal (empresaria cultural), ⁠Jorge Isasi (policía local) y ⁠Kim Gutiérrez (migrante emprendedora).

«Con la perspectiva que da el tiempo, hoy sabemos que aquella decisión» -la declaración del estado de alarma-, «máxima prioridad para los expertos, fue fundamental para doblegar la curva», y que «la distancia social y la limitación de la movilidad salvaban vidas». «Solo así podíamos frenar la propagación del virus; evitar la saturación de nuestra sanidad; y ganar tiempo hasta que la ciencia y el conocimiento llegaran al rescate del conjunto de la población mundial», afirmó Sánchez, quien ha recordado también la comparecencia en la que anunció esta medida, y que fue «la más difícil que he tenido que afrontar en ejercicio de mi responsabilidad como presidente del Gobierno».

También ha hecho referencia a los «líderes» que por aquel tiempo hablaban de alcanzar la inmunidad de grupo, de que era mejor para la economía que confinarse, tachándolo de «lógica brutal», que «implicaba sentenciar a cientos de miles de seres humanos, sobre todo a nuestros mayores»; y que «no tardaron en recular, por el tremendo coste humano y porque significaba dar la espalda a la ciencia».

Reforzamos nuestra confianza en la ciencia, en el papel del Estado y en la necesidad de un buen sistema público de salud

En otro momento de su intervención, el presidente del Gobierno se ha referido también a que, en los 100 días de confinamiento y en los meses que les siguieron, reforzamos algunas certezas y aprendimos muchas cosas. «Reforzamos nuestra confianza en el aporte de la ciencia -por la que vamos a seguir apostando, invirtiendo más en ciencia-, nuestra fe en el papel del Estado como instrumento de solidaridad y como la más poderosa red de protección ante el infortunio, y reforzamos nuestra convicción en que un buen sistema público de salud es la inversión más segura».

«Descubrimos -continuó- que los ERTE salvaron muchos empleos (como los créditos ICO muchas empresas), que pusieron el salario en la mesa para más de 3 millones de trabajadores y trabajadoras. Y sacamos adelante el Ingreso Mínimo Vital, como una herramienta estratégica de solidaridad». También, «aprendimos que Europa puede hacer frente a las crisis de una forma eficaz, coordinada y solidaria, a diferencia de lo que ocurrió durante la crisis financiera».

«Aprendimos que somos una sociedad madura y responsable, libre pero disciplinada cuando las circunstancias lo exigen; que protege a los vulnerables, que no se rinde ante la adversidad. Aprendimos a confiar más en nosotros mismos» y «a mirarnos como el extraordinario país que somos», concluyó.

Al acto acudieron también la vicepresidenta primera y ministra de Hacienda, María Jesús Montero; la vicepresidenta segunda y ministra de Trabajo y Economía Social, Yolanda Díaz, y la ministra de Sanidad, Mónica García.

Deja un comentario