Los avances de la mujer en los objetivos de National Geographic

[ad_1]

José Luis Picón I Málaga, (EFE).- Todavía hay países con muchas conquistas pendientes, pero el último siglo ha vivido grandes avances para la mujer que han atestiguado los objetivos de los fotógrafos de National Geographic, como muestra la exposición que inaugura este miércoles el centro cultural La Térmica de Málaga.

Su comisaria, la fotoperiodista Marisa Flórez, explica a EFE en un recorrido por la exposición que esta es “un viaje a lo largo de todos estos años en el que se ve perfectamente la evolución en este tiempo, cómo se fotografía a la mujer y por tanto también cómo se la ha considerado”.

“Es una manera de ver la evolución, cómo se ha llegado a estos días y cómo la mujer poco a poco ha ido ganando derechos y oportunidades y ocupando puestos dentro de la sociedad”, añade.

National Geographic organizó en Washington la primera exposición de esta temática en 2019, con motivo del centenario de la enmienda que permitió votar a las mujeres en EEUU, y seleccionó entonces 450 fotografías de su archivo con más de 60 millones de imágenes acumuladas desde su fundación en 1888.

A partir de esa primera selección, Flórez eligió las fotografías que componen esta muestra, algunas de las cuales se ven por primera vez en Málaga, como la más antigua, de 1918, obra de toda una pionera del oficio como Eliza R. Scidmore.

Primera mujer fija en la plantilla

“Fue la primera mujer contratada fija en la plantilla de National Geographic, en 1907. En 1914 se publicaron las primeras fotos coloreadas de ella, que admiraba profundamente la cultura japonesa”, como muestra esta imagen de tres mujeres de ese país, vestidas con kimonos tradicionales, que posan detrás de cerezos en flor.

La fotoperiodista Marisa Flórez posa junto a una de las fotografías que forman parte de la exposición “Women, un siglo de cambio” en Málaga, de la que es comisaria y en la que ha reunido una selección de imágenes recogidas por National Geographic que muestran la evolución de la mujer. EFE/Jorge Zapata.

La segunda imagen inédita es de otra gran fotógrafa, la estadounidense Jodi Cobb, quien en 1980 plasmó a Wendy Fitzwilliam, Miss Trinidad y Tobago, vestida para la categoría de “traje típico” durante el concurso de Miss Universo en Hawái.

La última foto exclusiva en Málaga la firmó Randy Olson en 2007 y la protagonizan varias colegialas de Ghana que portan en la cabeza sillas para ayudar a preparar la ceremonia de inauguración de una clínica de maternidad.

Hay imágenes que hablan de fortaleza física, como la de la agricultora china que lleva en un yugo ollas de comida a los trabajadores que cosechan arroz, y otras de fortaleza anímica, como la de la madre que acuna a su hijo de 12 años tras perder este los dos ojos por el disparo de un francotirador en Yemen.

La fotografía más reciente es de 2018 y confronta de forma impactante cómo disfrutan dos mujeres el festival del amor y los colores Holi Parade de Nueva York con cómo viven en otra imagen la misma ceremonia en la India, país donde antiguamente les estaba prohibida.

Exposición optimista y con esperanza

Pero también se ha seleccionado una imagen que está en la retina de todos, la de la refugiada afgana Sharbat Gula, que cuando tenía 12 años fue portada de la revista “National Geographic” y fue fotografiada de nuevo dieciocho años después.

Como apunta la comisaria, en algunas de las fotos más antiguas se puede adivinar que su autor es un hombre, porque “la forma de mirar es muy curiosa”, y un ejemplo es la de cinco bailarinas que posan en una calle de Washington en 1929 y que casi limitan la condición de mujer a la de un objeto.

Con todo, la exposición pretende ser optimista y tiene un apartado dedicado a la esperanza en el que hay está la foto de una niña vestida de blanco en Indonesia, escoltada por seis mujeres totalmente cubiertas por túnicas negras, que encierra el mensaje “del deseo de que las nuevas generaciones vendrán a cambiar esto”, según Flórez.

O también de esperanza puede ser la foto de una mujer que, con un niño en brazos, pide una limosna a través de la ventanilla de un coche en Bombay.

“¿Cómo puede ser esperanza que una persona pida una moneda? Piensas ‘¡qué tristeza!’ Pero su esperanza cada día es tener esa moneda que le permita seguir hacia adelante”, resalta la comisaria.

“Es una exposición que permite luego pensar. No es solo para venir y ver, sino que te hace al final pararte a pensar un poco. Son grandes fotos, pero el mensaje también es importante”, añade Flórez. EFE

[ad_2]

Source link