Los volcanes representan una amenaza mayor que la de un gran asteroide



21/08/2022 a las 22:33

CEST


Existe una posibilidad entre seis de una explosión de magnitud siete en los próximos cien años

La probabilidad de una catástrofe volcánica es cientos de veces mayor que las posibilidades combinadas de la colisión de un asteroide o un cometa. Podría haber docenas de volcanes peligrosos repartidos por todo el mundo con el potencial de una destrucción extrema, de los que la humanidad no tiene ni idea, advierten los expertos.

El mundo está «lamentablemente mal preparado» para una erupción volcánica masiva y las posibles repercusiones en las cadenas de suministro globales, el clima y los alimentos, según expertos del Centro para el Estudio del Riesgo Existencial (CSER) de la Universidad de Cambridge.

En un artículo publicado en la revista Nature, dicen que existe un «concepto erróneo generalizado» de que los riesgos de grandes erupciones son bajos, y describen la actual falta de inversión gubernamental en el seguimiento de este riesgo y la respuesta a posibles desastres volcánicos como «imprudente».

Los investigadores argumentan que se pueden tomar medidas para protegerse contra la devastación volcánica, desde una mejor vigilancia hasta una mayor educación pública y manipulación del magma, y los recursos necesarios para hacerlo están atrasados desde hace mucho tiempo.

El volcán juega a los dados

“Los datos recopilados de los núcleos de hielo sobre la frecuencia de las erupciones en el tiempo profundo sugieren que existe una posibilidad entre seis de una explosión de magnitud siete en los próximos cien años. Eso es una tirada de dados”, explica la coautora del artículo e investigadora de CSER, la Dra. Lara Mani, experta en riesgo global.

“Estas gigantescas erupciones han causado un cambio climático abrupto y el colapso de civilizaciones en el pasado lejano”, añade Mani.

Compara el riesgo de una erupción gigante con el de un asteroide de 1 km de ancho que se estrella contra la Tierra. Tales eventos tendrían consecuencias climáticas similares, pero la probabilidad de una catástrofe volcánica es cientos de veces mayor que las posibilidades combinadas de la colisión de un asteroide o un cometa, sentencia la investigadora.

Una erupción en Tonga en enero fue la más grande jamás registrada instrumentalmente. Los investigadores argumentan que si hubiera durado más tiempo, liberado más cenizas y gas, o si hubiera ocurrido en un área llena de infraestructura crítica, como el Mediterráneo, entonces las ondas expansivas globales podrían haber sido devastadoras a nivel global.

“La erupción de Tonga fue el equivalente volcánico de un asteroide que acaba de impactar la Tierra, y debe tratarse como una llamada de atención”, destaca Mani.

Colada en el volcán de La Palma. | Efe

Regularidad de erupciones

Los expertos de CSER citan investigaciones recientes que detectan la regularidad de grandes erupciones mediante el análisis de rastros de picos de azufre en muestras de hielo antiguo. Una erupción de diez a cien veces más grande que la explosión de Tonga ocurre una vez cada 625 años, el doble de lo que se pensaba anteriormente.

«La última erupción de magnitud siete fue en 1815 en Indonesia», dijo el coautor, el Dr. Mike Cassidy, experto en volcanes e investigador visitante de CSER.

“Se estima que 100.000 personas murieron localmente y las temperaturas globales descendieron un grado en promedio, lo que provocó malas cosechas masivas que provocaron hambrunas, levantamientos violentos y epidemias en lo que se conoce como el año sin verano”, dijo.

“Ahora vivimos en un mundo con ocho veces la población y más de cuarenta veces el nivel de comercio. Nuestras complejas redes globales podrían hacernos aún más vulnerables a los impactos de una gran erupción”, concluye Cassidy.

Las pérdidas financieras de una erupción de gran magnitud serían multimillonarias y de una escala comparable a la pandemia, dicen los expertos.

Pasos a tomar

Mani y Cassidy describen los pasos que, según dicen, deben tomarse para ayudar a pronosticar y gestionar la posibilidad de una erupción que altere el planeta, y ayudar a mitigar el daño de erupciones más pequeñas y frecuentes.

Estos incluyen una identificación más precisa de los riesgos. Solo conocemos la ubicación de un puñado de las 97 erupciones clasificadas como de gran magnitud en el «Índice de Explosividad Volcánica» durante los últimos 60.000 años.

Esto significa que podría haber docenas de volcanes peligrosos repartidos por todo el mundo con el potencial de una destrucción extrema, de los que la humanidad no tiene ni idea.

Hay que mejorar el seguimiento, dicen los expertos del CSER. Solo el 27% de las erupciones desde 1950 han tenido un sismómetro cerca de ellas, y solo un tercio de esos datos nuevamente se han ingresado en la base de datos global para «disturbios volcánicos».

Los expertos también piden una mayor investigación sobre la «geoingeniería» de los volcanes. Esto incluye la necesidad de estudiar formas de contrarrestar los aerosoles liberados por una erupción masiva, que podría conducir a un «invierno volcánico». También dicen que se debe emprender el trabajo para investigar la manipulación de bolsas de magma debajo de los volcanes activos.

Referencia

Huge volcanic eruptions: time to prepare. Michael Cassidy & Lara Mani. Nature 608, 469-471 (2022). DOI:https://doi.org/10.1038/d41586-022-02177-x

 



Source link